Pierre Descamps centra su actividad artística en el retrato de la arquitectura urbana mediante un cuerpo de trabajo fotográfico y escultórico. Sus enfoques nítidos y geométricos enfatizan el formalismo de las construcciones y barreras de la ciudad, de las que se valen los adeptos a la disciplina del skateboarding. A diferencia de la iconografía que podemos encontrar en revistas de skate, sus imágenes son asépticas y la expresión humana no tiene cabida. Una segunda lectura nos descubre que tanto en sus fotografías como en sus piezas tridimensionales acostumbra a realizar perífrasis con los materiales, enfrentando dos culturas contrapuestas: la cultura pop y otra más elitista relacionada con la sofisticación del arte minimalista.

En su tercera exposición individual en Madrid el artista francés emplea un recurso que, con la llegada de la fotografía, supuso una revolución a niveles de difusión: el cartel moderno o póster. Pero se ha usado también en contextos más específicos; instituciones y galerías de vanguardia lo han utilizado a veces sin detenerse en valorar su eficacia divulgativa, valiéndose de ellos únicamente como instrumento de verificación de lo acontecido. El póster, algo que pertenece al ámbito urbano y a su acepción popular, es por lo general distribuido en masa bajo estándares de mínimo coste. Estas creaciones de Pierre Descamps son, en cambio, impresiones de alta calidad que recuperan obras ya extintas que nunca pertenecieron a exposiciones de arte: piezas transitorias del artista instaladas en parques, edificios abandonados y estaciones de metro de la ciudad de Berlín. Esta nostalgia se confronta con la sobriedad de las imágenes y la tipografía empleada.

El título de esta exposición, Site- Specifics, no puede ser más acorde. Se exploran los efectos de un desplazamiento concreto, como lo popular se transforma en elitista y el registro, menos imperecedero, se convierte en algo más relevante que la obra original cuando se traslada de un ambiente público a una galería de arte. Los benches, mobiliario supuestamente urbano que vemos repartido en las dos salas de la galería, son otro ejemplo de la transmutación de estas construcciones públicas. Otra escultura, una rampa que liga las dos salas de exhibición, enfatiza la idea de esta elevación o descenso recurrente en la práctica del artista.